fbpx

«¿En qué fijarme cuando haga una mochila para irme de paseo?»

Una mochila cargada cuidadosamente es cómoda, estable y eficiente. Hacerla de esta manera te permitirá no estar buscando a tientas por un impermeable cuando lo necesitas. Aquí te diremos cómo armar y qué elementos llevar si decides aventurarte unos días en la montaña.

La pregunta que todo amante de la vida outdoor se hace cuando va a armar su mochila para hacer su primer trekking es; ¿qué llevo? ¿cómo hago para que me quepa todo? ¿estaré llevando lo suficiente? o ¿se me quedará algo?

Parece una tarea difícil, pero es posible hacerlo con una mochila que no supere los 10 o 12 kilos de peso. La clave está en llevar lo justo y necesario.

Lo primero es definir nuestra ruta y tener en mente por cuánto tiempo estaremos viajando, esto determinará cuánta ropa y alimento llevar, ya que no es lo mismo ir de excursión un día que 3 o una semana. También hay que evaluar qué tipo de rutas usaremos, el clima al que nos expondremos y qué servicios tendremos disponibles.

Para empacar nuestra mochila de manera eficiente iremos integrando nuestro equipo priorizando la frecuencia con que usaremos los artículos, ya que las cosas del fondo son las más difíciles de conseguir.

Parte inferior

Lo primero que debes poner es tu saco de dormir. Te recomendamos poner atención al dejar tu mochila en el suelo ya que, si no es a prueba de agua, se puede filtrar la humedad. Junto al saco, debe ir la colchoneta para dormir, si ésta es muy voluminosa, puedes ahorrar espacio atándola al exterior.

Parte media

Al ir llenando tu mochila, es necesario que tengas en cuenta la distribución del peso. Pon el equipo ligero en la parte inferior y lo más pesado en el centro. Sobre tu saco puedes agregar la comida, aguas, ollas y sartenes. Una vez que hayas terminado, puedes llenar los espacios restantes con elementos más livianos, como ropa.

Parte superior

En esta parte van las capas adicionales de ropa y cualquier otra cosa que puedas necesitar en tu excursión, como anteojos de sol, botiquín, impermeable, brújula y snacks.

Algunos modelos de mochilas vienen con espacios independientes en el cinturón de la cadera. Estos, junto con otros bolsillos externos, son lugares excelentes para guardar objetos pequeños y alimentos de camino.

Exterior

Si después de llenar tu mochila aún te queda algo de equipo, puedes guardarlo en la parte externa. En este lugar quedan muy bien los bastones de senderismo, crampones y piolets.

trekking

 

Más consejos:

Para aprovecha todos los espacios vacíos en tu mochila pon los calcetines en tus zapatos de repuesto y los utensilios pequeños adentro de ollas. También puedes minimizar el volumen tirando con fuerza las correas de comprensión que la mayoría de las mochilas tienen.

 La clave es dejar las cosas que necesites al alcance.

 Con estos consejos y siguiendo este método podrás optimizar mejor el espacio y tener una mochila cómoda en muy poco tiempo.

«por Cerveza Nómade.»